ECO

Blog

  • M.G.

Cómo personalizar tu limpieza facial según el día



La limpieza parece un paso simple, posiblemente el más sencillo de cualquier rutina de cuidado de la piel. Lava, enjuaga y ya está ... ¿verdad? No exactamente. Piensa en la limpieza como el primer paso para tratar tu piel, porque lo es. En estos días, los limpiadores no solo sirven para eliminar la suciedad y el maquillaje. Ahora están formulados para exfoliar, hidratar, calmar, nutrir y todo lo demás, mientras que sí, todavía eliminan la suciedad, la grasa, el sudor y el maquillaje. Dependiendo de tu tipo de piel y cómo se sienta ese día, puedes requerir un limpiador diferente. Si tu piel se siente seca o deshidratada Uun pequeño recordatorio: la piel seca y la piel deshidratada no son lo mismo. La piel seca es un tipo de piel que carece de producción de grasa, simplemente no produce suficiente sebo. La deshidratación, por otro lado, es una condición temporal que significa que la piel carece de agua en sus capas más externas, los signos comunes son descamación, frescura o enrojecimiento, así como líneas y arrugas más exageradas.


Limpia por la noche con el jabón facial matcha y uva de Carbon&Koko y luego enjuagua con agua tibia. El agua caliente le quita a la piel su humedad esencial, la reseca e inflama. En su lugar, opta por agua a temperatura ambiente cuando te enjuagues para asegurarte de que la humedad permanezca donde debería estar. Luego, por la mañana, no te laves el rostro (sí, lo sabemos, suena extraño), limpia con agua el exceso de productos de tu rutina de skincare de la noche y procede con tu rutina de la mañana. Si tu piel está súper grasosa El problema con la piel grasa es que las personas tienden a combatirla con limpiadores agresivos que eliminan la grasa. El problema aquí es que luego se inicia un ciclo de eliminación de demasiada grasa, lo que a su vez estimula la piel para producir más grasa... En resumen: ¡no es una gran opción! Sin embargo, un limpiador a base de aceite puede absorber el aceite de su piel y sin comenzar ese ciclo para arrancar. Por las noches puedes usar el método uno más uno: primero un limpiador en aceite, como el Uva y Matcha (por un minuto) y después un limpiador foam (un minuto), por ejemplo el de Vivagreen. Luego, por la mañana, lava el aceite acumulado durante la noche con un jabón en formato foam.


Si te despertaste con acné Por las noches, hazte una limpieza doble con el método uno más uno. Pero esta vez, primero con el néctar facial de miel, maracuyá y naranja de Xixanthe, la miel contiene propiedades humectantes, antibacterianas, purificantes y cicatrizantes. Tiene un pH naturalmente bajo y contiene hidroxiácidos los cuales naturalmente ejercen exfoliación suave en la piel. Después procede al jabón líquido de Vivagreen. Luego, en lugar de secarte la piel con tu toalla facial diaria, simplemente da golpecitos en tu rostro húmedo con las manos limpias. Esto se debe a que, a menos que esté lavando la ropa las 24 horas del día, los 7 días de la semana, o tenga una gran colección de paños limpios, es posible que estés reutilizando el mismo una y otra vez, y una toalla húmeda es un caldo de cultivo para las bacterias.


Si eres propensa al acné, es posible que ya sepas que las bacterias contribuyen en gran medida, por lo que es mejor minimizar el contacto repetido con cualquier germen. En la mañana, lave cualquier resto de aceite, producto y suciedad con el limpiador en espuma de Vivagreen.


69 vistas

ACERCA DE

CONTÁCTANOS

Llámanos: T. (999) 290 4998  C. (999) 149 8838

Horario: Lun-Vie. 11am a 7pm

Sab. 11am a 3pm

Escríbenos: ventas@ecobelleza.mx

Te contestaremos a la brevedad

  • Black Facebook Icon
  • Black Instagram Icon
  • Black Twitter Icon
boton-whatsapp.png

COMUNIDAD ECOBELLEZA

Pago

Seguro

© 2020 EcoBelleza Mexico       Todos los derechos reservados       Política de Privacidad       Preguntas Frecuentes y Políticas de Envíos