You are using an outdated browser. For a faster, safer browsing experience, upgrade for free today.

Body butter con solo dos ingredientes

Llega noviembre con el cambio en la temperatura. El ambiente se siente más frío y más seco y, probablemente, nuestra piel necesita una ayudadita para mantenerse hidratada en estos meses. ¡Con sólo 2 ingredientes, esta crema definitivamente te ayudará! A continuación te explicamos cómo hacer manteca corporal con ingredientes que probablemente tengas en casa. Sí, exacto, así de sencillo.

¿Por qué manteca de karité?

Supongo que se podría hacer una manteca corporal sólo con aceite de coco, pero yo quería obtener también todas las bondades de la manteca de karité. En un ensayo clínico, funcionó tan bien como una crema medicada con ceramidas para curar la dermatitis.

La manteca de karité también tiene efectos antioxidantes para proteger la piel de los radicales libres, así como efectos antiinflamatorios que calman la piel irritada. Así que, ¿por qué no iba a querer utilizar este increíble aceite vegetal natural en mi piel?

1. Derretir los aceites juntos
Calienta los dos aceites en baño maría hasta que se mezclen. Ten cuidado de mantener una flama baja para evitar que se quemen.

2. Enfríalos
Coloca los aceites derretidos en el refrigerador o en el congelador para que se enfríen rápidamente, sáca la mezcla una o dos veces y mezcla con frecuencia para evitar que se formen trozos. Cuanto más tiempo batas la mantequilla después de que se haya enfriado, más esponjosa será; la textura se puede adaptar completamente a sus preferencias.

Cómo conseguir una manteca esponjosa
El truco para conseguir una manteca corporal esponjosa es calentar los aceites hasta que estén apenas derretidos. A continuación, deja que se enfríen durante al menos una hora antes de batir la mezcla con una batidora eléctrica a velocidad media-alta. Esto es mucho más importante de lo que la gente cree.

Cómo evitar la manteca de karité granulada
Hay diferentes tipos de ácidos grasos beneficiosos en la manteca de karité, pero la cuestión es que se enfrían a diferentes velocidades. Cuando un producto que utiliza karité no se ha mezclado y enfriado correctamente, es cuando los productos pueden volverse un poco granulosos, gracias a la manteca de karité.

Por suerte, esto se evita fácilmente con un enfriamiento rápido, al menos más rápido que la temperatura ambiente. Así que es imprescindible enfriar en el congelador o en la nevera.

Qué hacer si no se bate
Si tu manteca corporal no está quedando tan esponjosa como te gustaría, he comprobado que ayuda batirla tan bien como puedas. A continuación, colócala de nuevo en el frigorífico o en el congelador durante otros 5-10 minutos. Por lo general, se habrá endurecido lo suficiente como para darle algo de cuerpo.

Y sólo un aviso, la manteca corporal no queda tan espumosa como parece inmediatamente después de batirla. Puede endurecerse un poco, pero sigue siendo fácil de frotar en la piel sin que se sienta súper grasosa. La manteca de karité también tiene un punto de fusión más alto que el aceite de coco, lo que ayuda a evitar que esta deliciosa manteca batida se derrita en los climas calurosos.